Lecturas

JUAN SALVADOR GAVIOTA de RICHARD BACH

 

JUAN SALVADOR GAVIOTA
RICHARD BACH
 
 
Las gaviotas, como es bien sabido, nunca pierden sustentación, nunca se detienen. Detenerse en medio del vuelo constituye para ellas una vergüenza y un deshonor.
Pero Juan Salvador Gaviota, que sin avergonzarse extendía otra vez las alas en aquella temblorosa y ardua torsión –parando, parando y perdiendo sustentación de nuevo-, no era un ave cualquiera.
La mayoría de las gaviotas no se molesta en aprender sino las normas de vuelo más elementales: como ir y volver entre la playa y la comida.
Para la mayoría de las gaviotas, lo que importa no es volar, sino comer. Para esta gaviota, sin embargo, no era comer lo que importaba, sino volar. Más que nada en el mundo, Juan Salvador Gaviota amaba volar…
 
 
 
 



Sí, se puede vivir sólo para comer… sin esfuerzos, sin metas, sin obstáculos, ni fracasos.
Pero también, se puede vivir para volar… continuamente aprendiendo, con algunas frustraciones y decepciones, con mucho esfuerzo y sacrificio… pero con grandes victorias y legendarias conquistas…

¿Pero cómo saber cuál es tu verdadero camino?
Será aquél capaz de hacer sentir libre a tu corazón, con una extraordinaria sonrisa… tatuada en tu granada piel…

Elige y sé feliz…

¿Cómo lo ves? ¿Tomaste ya tu elección de vida?
Me encantaría conocer tu opinión.
Cuéntame….

¡Hasta pronto!

2 Comentarios

  • Anónimo

    Hola Carme….me siento identificado con Juan Salvador Gaviota….yo también prefiero volar,sé que es indispensable comer pero,me atrae más la idea de volar,de ser feliz,de dejarme llevar por ese viento….en pleno vuelo estoy gracias a personas como tú!!!! Besitos

    • Carme Herrera

      ¡Pero qué grande eres!
      Vuela alto Jose, muy alto… y espero encuentres lo que sueñas y te mereces.
      Un abrazo muy fuerte.
      Gracias por tus palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *