Mi voz escrita

LA MAGIA DE LA FONTANA DI TREVI



El próximo 3 de noviembre, hará un año de su reapertura, tras estar detrás de bastidores durante 17 meses, para un apropiado y necesario, cambio de vestuario.

Situada en la encrucijada de tres vías, de ahí su nombre de Trevi, es el punto final del Aqua Virgo, un de los antiguos acueductos que suministraban agua a Roma.

Su creación, fue inicialmente encargada al famoso Lorezo Bernini, pero fue Nicola Salvi, quien lo hizo finalmente, arrancado la construcción en el 1732.
La larga duración de 30 años, así como la complejidad del trabajo, sobretodo subterráneo, acabó con la salud de Salvi, que murió al 1751 sin poder verla terminada; pasando a manos de Giovanni Pannini que la acabó en 1762.

La Fontana di Trevi, representa al Dios del Mar, Neptuno, domando las aguas sobre un carruaje en forma de concha y tirado por dos caballos marinos, conducido cada uno por un tritón. Los dos caballos, uno calmado y el otro alterado, representan las dos facetas del mar: el mar agitado y el mar pacífico.

Recientemente restaurada, la Fontana di Trevi vuelve a lucir con el mismo esplendor que cuando fue inaugurada en el siglo XVIII.      


Si verla por primera vez era impactante, ahora, su poderosa y luminosa belleza, te deslumbrará. Pero lo que realmente potencia su grandiosidad es… su magia…
¿La conoces?


La Fontana di Trevi, es un lugar en el que tienes aseguradas como mínimo, tres grandes, memorables e inolvidables… sonrisas…
Una. Conocerla. La impresión en contemplarla, hace que tengas una sonrisa dibujada durante horas. Porque no se trata de una de esas sonrisas que duran unos segundos como una reacción ante algo, esta sonrisa se te interioriza, porque la imagen de la Fontana te acompaña durante todo el día, inexplicablemente.
Dos. Visita nocturna. No importa los planes que hayas hecho para ese momento o para después. Olvídate de ellos.  En cuanto oscurece y te encuentras con ella… te sentarás a su alrededor, o si puedes, en frente de ella… El tiempo dejará de existir…  y sucumbirás a su extraordinaria belleza…
Tres. Su magia. Cuando estás en ese momento de profunda admiración, rodeada de muchísima gente… cierra los ojos… ríndete a su magia…  Verás como el bullicio desaparece, reemplazado por un apreciado silencio… y tan sólo percibirás la sonoridad del agua… una ligera melodía…. una dulce música… que hará danzar tu alma entre adoquines…

Si ya la conoces… ¿a que has recordado su belleza y cómo te impresionó?
Y si no es el caso… ¿a que ya has sonreído imaginándotelo?
Me encantaría que me lo contaras…

Te dejo una serie de fotos para que disfrutes de La Fontana di Trevi…
Y si quieres seguir sonriendo…. clicka aquí y disfruta en “El viaje”.

¡Hasta pronto!



LA FONTANA DI TREVI ANTES DE LA ÚLTIMA RESTAURACIÓN



FONTANA DI TREVI EN LA ACTUALIDAD



EN LA ACTUALIDAD… LA FONTANA DI TREVI Y SU MAGIA…

2 Comentarios

  • Anónimo

    Hola Carme….aún no hace un mes estaba visitándola por primera vez junto a alguien muy especial para mí y,las sensaciones están super bien descritas por tí y son esas….quedarte boquiabierto ante tal belleza,es posible que se te escape una lágrima y,no tengas ganas de moverte de su lado y dejar de admirarla. Grazie mille!!!! 😉

Responder a Anónimo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *