Scroll abajo para ver el contenido

De Mali, volví fascinada.
Me encantó sus edificaciones construidas con adobe y con un excelente trabajo manual, tanto para la estructura de las casas como el esculpido en madera de las puertas, ventanas y escaleras.
Es impresionante cómo trabajan la madera.

El viaje por Mali fue muy entretenido, variado y espectacular…
Las innumerables tiendas con piezas africanas en Bamako, el puerto de Mopti y su mercado, el gran mercado y catedral de Djenné, el crucero en pinaza por el Níger, las acampadas en el lecho del rio, las magníficas puestas de sol… descubrir el pescado capitán que se pesca en el Níger…
Pero sobre todo, me quedo con el trekking por el país Dogon… el colorido de sus gentes y con todas las sonrisas que nos encontramos por el camino…